Historia

Teatro Huemul, biblioteca y sala se conferenciasSu construcción fue idea del arquitecto Ricardo Larraín, quien quería construir un barrio modelo para obreros, comerciantes y empleados fiscales. Fue así como este barrio se constituyó como la primera ciudad satélite del país; con escuelas, teatro, parroquia, y biblioteca.
Con motivo del Centenario de la República, en 1910 se inició la construcción de la “Población modelo” de la ciudad, en un barrio en donde predominaban casas de adobe mal construidas, rancheríos y chacras. Para ello, se utilizaron materiales de excelente calidad como sus bloques de cemento que reemplazaron al adobe y que fueron importados desde Inglaterra, las palmeras fueron traídas nada menos que desde Islas Canarias y sus maderas viajaron desde Liverpool. Concebida con criterio cívico, el Barrio Huemul se estructuró en torno a una plaza central en donde se erigieron importantes edificios públicos, como la primera sucursal de la Caja de Ahorros, el Teatro Huemul, dos escuelas primarias y la Biblioteca Municipal, albergada en un caserío colonial. La población se convirtió en emblema de un nuevo tipo de vivienda social alejada del centro de la capital. Construida entre los años 1914 y 1917 fue inaugurada por el Presidente Ramón Barros Luco.
Dentro del barrio existe un orden, donde aparecen elementos jerárquicos, como hitos (parroquia, teatro) y espacios públicos nodales que permiten orientarse fácilmente y que presentan una escala adecuada con integración de vegetación que en su conjunto favorece el desarrollo de las actividades vecinales.
La zona está calificada como ” Zona de Conservación Histórica”, por el Consejo de Monumentos Nacionales. Entre sus edificios de valor se cuentan una casa donde vivió Gabriela Mistral en 1922. A ella le siguieron otros connotados del patrimonio cultural como lo son Vicente Ruiz y Juan Radrigán.
Y se muestra imponente el Teatro Huemul. Un inmueble patrimonial que forma parte del equipamiento urbano del sector, destinado a elevar la calidad de vida de familias obreras a principio de siglo XX en la capital. El llamado “Municipal chico”, por su inconfundible estilo victoriano y elegante decorado, ubicado en la calle Bío Bío, ha sido escenario de las más variadas expresiones a lo largo de su historia, en donde según los vecinos actuó hasta Carlos Gardel. La historia cuenta que habría sido en los años 20 cuando la figura del tango visitó Santiago y Valparaíso. Cuentan que llegó por accidente y que inspirado por la belleza del lugar se puso a cantar mientras los vecinos se agolpaban en las puertas para ver al zorzal criollo. Aunque no hay ningún registro que acredite esta historia, si visitas el lugar de seguro pensarás que es una historia más que creíble.
Pero si hay historia escrita, una que cuenta de sus inicios como lugar para “recreos dominicales” en donde los vecinos acudían a escuchar charlas sobre ahorro, higiene y economía doméstica”. Que en los años 40 se transformó en capilla y velatorio y que en los 70 fue abandonado y asiló para los que corrían la misma suerte de segregación que él. A comienzo de los 80 llegaron actores a su rescate como María Cánepa y Tito Noguera, antes que el terremoto del 85 lo azotara con brutalidad. Luego llegó la compañía el Cancerbero con un exitoso Macbeth. En el 2000 Silvio Caiozzi filmó su Coronación con lo que el Huemul fue ganado visibilidad.
Hoy luego de dos terremotos que azotaron fuertemente a nuestro Teatro Huemul podemos contar orgullosos que ha vuelto a ser el Municipal Chico, absolutamente respetado y restaurado. Solo nos queda invitarte a conocerlo!!!